USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Cargando. Por favor, espere

Empresas de cobro de deudas: ¿Puede s...

Empresas de cobro de deudas: ¿Puede su insistencia llegar a ser una conducta de acoso o stalking?

  • 13-12-2017 | Wolters Kluwer
  • Un Auto, dictado por la Audiencia Provincial de León, revoca el sobreseimiento provisional de una denuncia presentada por una mujer que decía ser acosada telefónicamente y por escrito por una empresa, interlocutora en la gestión extrajudicial del cobro de un crédito. La Sala ordena la continuación del procedimiento para la práctica de cuantas pruebas sean necesarias para determinar las circunstancias del hecho.
Jurisprudencia comentada
Ir a Jurisprudencia APLE, Sección 3ª, A 1101/2017, 20 Oct. 2017 (Rec. 1080/2017)
Portada

Isabel Desviat.- Cuando hablamos de "Stalking" o "acoso" del nuevo artículo 172 ter CP (LA LEY 3996/1995), es posible que siempre nos imaginemos la escena dentro del ámbito de la violencia de género o doméstica. Sin embargo, también es posible plantearnos si estas conductas acosadoras, que se caracterizan por una intromisión en la vida del otro, y que atentan contra la libertad de la persona, pueden darse en ámbitos muy distintos.

En este auto, dictado por la Audiencia Provincial de León el pasado 20 de octubre (LA LEY 171561/2017) se analiza un caso interesante, que la Sala ha percibido como susceptible de investigación, revocando el auto de un juzgado de instrucción que había decretado el sobreseimiento provisional y el archivo de las actuaciones.

LLamadas constantes varias veces al día y requerimientos por escrito para el cobro de una deuda

La mujer había denunciado porque se sentía acosada por personas que llamaban continuamente a su domicilio, desde distintos números de teléfono, reclamando la devolución de un préstamo de 7.836 euros. Las llamadas se realizaban varias veces al día, además de enviarse continuos requerimientos mediante cartas. Incluso habían llamado a un familiar.

Indicaba, además, que llegaron a amenazarla con que, si reclamaban judicialmente, tendría que pagar costas en un 30 por ciento de dicha cantidad.

La denunciante niega en todo momento a dicha empresa el carácter de interlocutora en la gestión extrajudicial del cobro, e incluso se dirigió a la acreedora para que ejercitara de una vez la reclamación judicial correspondiente.

¿Esta conducta puede ser constitutiva de infracción penal?

El auto no prejuzga la responsabilidad penal de la entidad mercantil o de sus directivos o empleados, pero señala que tal y como se exponen los hechos por la denunciante, sería posible que a través de las llamadas recibidas se haya tratado de minar o menoscavar la voluntad de la mujer para conseguir el pago de la deuda, convirtiéndose en un acto de hostigamiento.

Desde luego, indica la resolución, la asunción del cobro de deudas por encargo de un tercero, el acreedor, es una actividad legítima y amparada en el ordenamiento jurídico (el derecho privado permite la cesión de créditos, y el mandato para el cobro de los mismos).

Pero la conducta descrita en la denuncia podría ser perfectamente subsumible en el concepto de "vis" psicológica que ha venido manteniendo el Tribunal Supremo al interpretar la figura básica del art. 172 del Código Penal (LA LEY 3996/1995) además de ser posiblemente incriminable -razona el auto-, si se diesen los requisitos exigidos en la figura del artículo 172. Ter del Código Penal. En estos artículos se sanciona "a quien acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes, y de este modo altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana (...)".

La incriminación solo sería posible si tiene un grado de intensidad determinado el daño en la vida cotidiana de la víctima, pero también es cierto, que a partir de la reforma del 2015 en el Código Penal, la denuncia de unos hecho como los relatados obligan a los jueces a comprobar la realidad de los hechos y a valorarlos.

Indica, además, que conductas similares a la denunciada han sido reputadas delito de coacciones o acoso ("stalking") del artículo 172 ter por diversas Audiencias Provinciales, como la AP Cáceres de 18 de octubre de 2016 o la Audiencia Provincial de Teruel de 18 de enero de 2013 (LA LEY 9986/2013), entre otras.

¿Vulneración de la Ley de Protección de datos?

En cuanto a la transmisión por el acreedor de los datos del deudor a un tercero con el fin de gestionar el cobro, queda dentro de los límites dispuestos por la LOPD (LA LEY 4633/1999), pero la empresa de recobro solo podrá utilizar esos dantos para el fin con los que se hayan cedido, o sea, gestionar el pago de la deuda.

No obstante, si la empresa de recobro dirige sus llamadas a persona distinta del deudor (en este caso según la denuncia a un yerno de la denunciante), estaríamos ante una infracción de la Ley Orgánica de Protección de datos (LA LEY 4633/1999).

Posible lesión de derechos

Parece ser que las llamadas, a pesar de su insistencia, no constituyen injerencia en el honor de la denunciante (no constaban mensajes ofensivos, insultos), pero sí es posible que se pudieran haber lesionado otros derechos. La ingente cantidad de llamadas y misivas por escrito parecen obedecer a un propósito, el minar el estado de ánimo de la mujer y obligarle a efectuar un pago que no desea realizar.

Por otra parte, la reiteración no se advierte como necesaria para interrumpir la prescripción de la reclamación de la deuda (5 años de ejercicio).

Revocación del sobreseimiento

La Sala se muestra en desacuerdo con la decisión del juez de instrucción de sobreseer la causa, impidiendo la actividad instructora. Aunque la actividad de recobro es un fenómeno extendido en el ámbito mercantil hoy día, ciertas conductas podrían reunir los requisitos que el artículo 172 CP (LA LEY 3996/1995) establece para su determinación como delito de coacciones.

En definitiva, la Audiencia revoca el sobreseimiento y dirige un mandato al Instructor a quo para que acuerde la práctica de cuantas diligencias sean necesarias para la determinación de la naturaleza y circunstancias del hecho y personas intervinientes, incluyendo la declaración del representante legal de la mercantil denunciada.

Añadir comentario1Comentarios
SOLEDAD BARBERO GUTIERREZ|18/12/2017 13:10:07
Trato de leer el auto de sobreseimiento y el auto de la AP de león y no funciona el enlace a este segundo; el otro ni lo veo. Es que me aparece una duda ( algún profesor o jurista caritativa me explique...), no se explicita en el texto contra quién se ha interpuso la denuncia. Porque la empresa de recobro no puede ser sujeto activo del 172ter, pese a ser la que esta ejecutando materialmente la acción de acoso, ha de serlo la acreedora persona física. Y al repasar el artículo, tengo una duda; en la modalidad de afectar su libertad o patrimonio' si ello se hace a través de una empresa de recobro, persona jca, quedaría exenta de responsabilidad al no recogerse las coacciones entre los tipos del 31 bis? Responsabilidad en la via civil? Cómo? a través del 1902? Notificar comentario inapropiado
Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar

Últimos tweets

NÚMEROS DISPONIBLES

Scroll