Cargando. Por favor, espere

El Tribunal Supremo confirma el ERE de UGT Andalucía

  • 19-12-2016 | Wolters Kluwer
  • La Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia dictada por el TSJ Andalucía y considera que no hubo mala fe por parte de el sindicato empleador en el período de consultas.
Jurisprudencia comentada
Ir a Jurisprudencia TS, Sala Cuarta, de lo Social, S 928/2016, 23 Nov. 2016 (Rec. 256/2015)
Ir a Jurisprudencia TSJAN de Málaga, Sala de lo Social, S 1158/2015, 2 Jul. 2015 (Rec. 4/2013)
Portada

Isabel Desviat.- El Tribunal Supremo, en sentencia núm. 928/2016, de 23 de noviembre (LA LEY 178692/2016), Ponente Sra. Dña. Rosa María Virolés Piñol, ha desestimado el recurso de casación interpuesto por la representación laboral, que había interesado la declaración de nulidad, o en su defecto, de no ajustado a derecho, del despido colectivo que afectaba a 163 trabajadores de la formación UGT-Andalucía; confirma así la sentencia del TSJ Andalucía de 2 de julio de 2015 (LA LEY 128058/2015) que había absuelto a la Unión General de Trabajadores de las pretensiones formuladas en su contra.

El despido colectivo acordado por la empleadora se basaba en causas económicas estructurales, al no existir dotación presupuestaria para las ayudas públicas y situación de crísis económica, con un déficit millonario. Se achacaba mala fe de la empleadora, por supuestas omisiones informativas y documentales, que ya la sala de instancia había rechazado, pues aunque se produjeron algunas omisiones, el expediente extintivo siguió su curso en posteriores reuniones, ya con toda la documentación e información entregada; es decir, que los fallos que se le achacaban fueron después subsanados con suficiente antelación para garantizar que la representación de los trabajadores estuviera suficientemente informada sobre la situación económica de la empresa y las circunstancias que obligaban al despido colectivo.

En lo relativo a la ausencia de buena fe en el periodo de consultas, la sala de lo social rechaza su existencia. Realiza un examen jurisprudencial sobre el deber de las partes de negociar de buena fe, esto es, sobre las obligaciones que el deber comporta y las conductas que pudieran vulnerarlo, y concluye que en este caso no hubo tal.

No se aprecia mala fe en el período de consultas y se confirma la existencia de causas objetivas para el despido

Efectivamente, fueron comunes las reuniones, existiendo una efectiva negociación con intercambio de propuestas y contrapropuestas. Señala la sentencia que "no puede apreciarse mala fe en la postura negocial de la empresa, pues como señala la sentencia de instancia lo que se produjo no fue más que un "desencuentro de posturas".

Tampoco la Sala encuentra error o arbitrariedad en los elementos y criterios que se tuvieron en cuenta a la horara de seleccionar a los trabajadores afectados por la medida extintiva, pues se cumplieron los requisitos legales.

En cuanto a la concreta extinción de 130 trabajadores adscritos al Programa "Orienta", justificada en la falta de dotación económica estable y falta de dotación presupuestada para las ayudas (se encontraban adscritos a un proyecto subvencionado por la Junta de Andalucía, que finalmente no tuvo apoyo económico), la Sala considera que estos contratos se suscribieron para la ejecución de determinados planes y programas públicos, y esa falta de dotación hizo inviable su mantenimiento.

Por último, el despido que afecto a las 29 personas (personal de estructura), venía justificado por la concurrencia de causa económica, que la Sala 4ª considera suficientemente acreditada teniendo en cuenta los ingresos ordinarios de UGT-A, la cuenta de resultados del ejercicio 2011, y la situación de pérdidas, con un déficit cercano a los 4 millones de euros.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar

Últimos tweets

NÚMEROS DISPONIBLES

Scroll