USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Cargando. Por favor, espere

Emilio Cuatrecasas: “No hay que tener...

Emilio Cuatrecasas: “No hay que tener miedo al fracaso”

  • 1-12-2016 | Redacción Wolters Kluwer
  • Los retos que se plantean en el mundo legal obligan a ser valientes y afrontar el nuevo escenario desde una perspectiva diferente, cambiando actitudes y apostando por organizaciones más flexibles que no asfixien al individuo y permitan sacar a flote el talento. Así fue la visión que compartió Emilio Cuatrecasas durante la ponencia que puso el broche final al Legal Management Forum.
Portada

Almudena Vigil Hochleitner.- La abogacía se encuentra inmersa en una era de importantes cambios para la profesión. La innovación, que está impactando en todos los ámbitos de la sociedad, no está dejando indiferente a un sector como el legal, en el que empieza a observarse que muchos procesos pueden automatizarse y donde la clave estará en el valor añadido diferencial que sean capaces de aportar las firmas.

Los despachos tienen ante sí toda una serie de retos relacionados con su organización y gestión y en todos ellos incidirá la capacidad de innovación que tenga el bufete y su adecuada respuesta a los cambios que se produzcan. A ello hay que añadir que la velocidad con la que evolucionan las nuevas tecnologías está obligando a tomar medidas en los despachos más rápido de lo previsto.

Según explicó Emilio Cuatrecasas, presidente de honor de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, en la ponencia que puso el broche final al Legal Management Forum, "la innovación es exponencial y es difícil prever lo que vendrá". Por ello, incidió en lo importantes que son las actitudes en los ámbitos corporativos a la hora de afrontar los avances y la irrupción de nuevas ideas que están cambiando el modo de hacer las cosas.

Explicó lo rápido que cambia el mundo y, en este sentido, recordó cómo hace años en su despacho se llegó a debatir si debían instalar Internet o no, y posteriormente si debían usar teléfonos móviles los abogados. Ahora, todo ello está más que superado, pero llegarán nuevos avances que plantearán dudas similares. En su opinión, es necesario preguntarse qué pasará dentro de 50 años y tomar decisiones en función de esa visión a largo plazo, para ser el primero en adoptar los cambios.

Por ello, en su opinión, es esencial "cambiar actitudes" y apostar por organizaciones más flexibles, que son las que realmente atraen el talento. “Mantener la rigidez es ideal para mantener alejado el talento, para atraer la mediocridad”, subrayó, recordando cómo "las jerarquías y la burocracia estrangulan al individuo, dentro de la jerarquía no crece nada, se ahoga cualquier idea". Apuntó que en todos los sectores, no sólo en el legal, hay “cientos de chavales jóvenes en bermudas y chanclas con nuevas ideas capaces de arruinarles el negocio”. “Hay un desafío importante para todas las empresas, que va a llegar antes de lo esperado”, advirtió.

Hay que potenciar la asunción de riesgos y no tener miedo al fracaso

Cuatrecasas, que pronunció una conferencia en la que logró arrancar numerosas sonrisas al público presente, pidió también “potenciar la asunción de riesgos”, que "el fracaso no se convierta en un estigma", como sucede con demasiada frecuencia en España. En su opinión, no hay que tener miedo al fracaso, hay que aplicar el sistema de prueba-error, porque también del error se aprende. Es necesario arriesgar y tener claro que todo lo que se hace tiene el riesgo de fracasar, pero siempre ha sido así.

También animó a facilitar que la gente de la organización aporte sus propias teorías, cree que todos debemos cuestionarnos nuestras certezas y abogó por subir el nivel de la firma desde abajo.

Finalmente, Emilio Cuatrecasas cerró su conferencia citando a Voltaire: “La duda es un estado incómodo, pero la certeza es un estado ridículo”.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar

Últimos tweets

NÚMEROS DISPONIBLES

Scroll