Cargando. Por favor, espere

Incoación de juicio por una falta de ...

Incoación de juicio por una falta de coacciones contra dos participantes en un «escrache» ante la vivienda de un diputado (JPI nº 21 de Valencia, A 21 Ago. 2013. Rec. 1588/2013)

Diario La Ley, Nº 8173, Sección Jurisprudencia, 18 Oct. 2013, Año XXXIV, Editorial LA LEY

LA LEY 4866/2013

Accedieron al rellano del domicilio, llamando al timbre y golpeando la puerta durante 10 minutos. Vulneración del derecho a gozar de la tranquilidad y seguridad propia del lugar donde se desarrolla la vida privada, generando una situación de angustia en los moradores de la vivienda

(JPI nº 21 de Valencia, A 21 Ago. 2013. Ponente: Molina Gasset, Mª de las Nieves) (LA LEY 145255/2013)

Según las diligencias de investigación practicadas, un grupo de personas pertenecientes a la Plataforma de Afectados por las Hipotecas, entre 25 y 30 aproximadamente, se concentraron ante el domicilio familiar de un diputado del Partido Popular, discurriendo dicha concentración de forma pacífica. Durante la misma se pegaron carteles pequeños en la fachada del inmueble y se profirió algún grito con el lema «sí se puede».

Ha quedado constancia así mismo que dos de las personas concentradas accedieron al rellano de la vivienda, y durante algo más de diez minutos estuvieron llamando al timbre y golpeando la puerta con la mano.

Para la Juez instructora, la actuación de las personas que se concentraron y se limitaron a permanecer en el lugar durante un tiempo aproximado de hora y media, teniendo en cuenta que la concentración fue pacífica, que no se profirieron amenazas o insultos hacia el denunciante ni su familia, que no se alteró el orden público, no se interrumpió la libre circulación de los vehículos por la calle, ni se desobedeció las indicaciones de los agentes, no es constitutiva de ilícito penal alguno, quedando amparada la misma en el legítimo ejercicio del derecho a la libertad de expresión. No obstante, la actuación de aquéllas otras dos personas que acceden al rellano va más allá del simple ejercicio del derecho a la libertad de expresión y debe considerarse como una falta de coacción.

El Auto señala que esa actuación no resulta «legítima», en cuanto que supone una vulneración del derecho de la familia del diputado a gozar en su domicilio, como cualquier otro ciudadano, de la tranquilidad y seguridad propia del lugar donde se desarrolla su vida privada, habiéndose generado con su conducta una «situación de angustia» en los moradores de la vivienda, por lo que su proceder podría integrar el tipo de las coacciones.

Sin embargo, aunque las mujeres golpearon la puerta y llamaron al timbre varias veces, no consta que llegaran a proferir amenazas o insultos, hasta el punto de que los vecinos del inmueble no advirtieron su presencia en el rellano. Por ello, la juez estima que no quedan debidamente justificados los elementos de gravedad que cabría exigir para que los hechos fuesen constitutivos de un delito de coacción.

La parte dispositiva del presente Auto acuerda la incoación de correspondiente juicio de faltas y ordena comunicar a las dos participantes la existencia del procedimiento y su condición de denunciadas en él.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar

Últimos tweets

NÚMEROS DISPONIBLES

Scroll