USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Cargando. Por favor, espere

El TS plantea cuestión de inconstituc...

El TS plantea cuestión de inconstitucionalidad sobre la exigencia de la mayoría de edad como requisito para solicitar el cambio de la mención registral del sexo y del nombre

TS, 1ª, A 10 Mar. 2016. Rec. 1583/2015

Diario La Ley, Nº 8733, Sección La Sentencia del día, 4 de Abril de 2016, Editorial LA LEY

LA LEY 1835/2016

Posible vulneración de los derechos fundamentales a la integridad física y moral, a la intimidad personal y a la salud, todos ellos en relación con el derecho al libre desarrollo de la personalidad. Juicios de adecuación y proporcionalidad de la medida.

TS Sala Primera, de lo Civil, A 10 Mar. 2016. Ponente: Sarazá Jimena, Rafael (LA LEY 12797/2016)

El proceso tiene su origen en la demanda presentada por una menor de edad, representada por sus padres, en la que solicitaba la rectificación de la inscripción de nacimiento en el Registro Civil, en el sentido de que apareciera la mención de sexo como hombre, no como mujer, y un nombre masculino.

Las sentencias de instancia desestimaron la demanda al considerar que, conforme al art. 1.1 de la Ley 3/2007 (LA LEY 2202/2007), reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas, solo los mayores de edad están legitimados para demandar la rectificación de la mención registral del sexo y del nombre tanto mediante expediente gubernativo como por vía judicial.

La menor interpuso recurso extraordinario por infracción procesal y de casación y el Tribunal Supremo acuerda plantear cuestión de inconstitucionalidad en relación al art. 1 de la Ley 3/2007 (LA LEY 2202/2007), por presunta vulneración de los arts. 15 (LA LEY 2500/1978), 18.1 (LA LEY 2500/1978) y 43.1, en relación al 10.1, todos ellos de la Constitución (LA LEY 2500/1978) -CE-.

El Tribual repasa el tratamiento que la jurisprudencia, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea han hecho de la cuestión relativa a la solicitud de rectificación de la mención del sexo y el cambio de nombre en la inscripción de nacimiento de las personas transexuales, y a partir de ello extrae las siguientes conclusiones: i) ha de facilitarse a las personas transexuales el cambio de la mención del sexo y el nombre en la inscripción de nacimiento y demás documentos de identidad mediante procedimientos rápidos y eficaces; ii) ha de protegerse la intimidad y dignidad de la persona transexual, y evitar que se vea sometida a situaciones humillantes; iii) este tratamiento jurídico de la transexualidad es consecuencia directa del principio de respeto a la dignidad de la persona y al libre desarrollo de la personalidad (art. 10.1 CE (LA LEY 2500/1978)), del derecho a la integridad física y moral (art. 15 CE (LA LEY 2500/1978)), del derecho a la intimidad (art. 18.1 CE (LA LEY 2500/1978)) y del derecho a la protección de la salud (art. 43 CE (LA LEY 2500/1978)).

Tras ello, el Tribunal expresa sus dudas sobre la constitucionalidad de la exigencia de la mayoría de edad como requisito para solicitar el cambio de la mención registral del sexo y del nombre.

Señala la Sala que cualquier limitación en el ejercicio y disfrute de los derechos fundamentales por parte de los menores de edad debe tener una justificación adecuada y proporcionada. En este sentido, afirma que el enjuiciamiento de la proporcionalidad de la medida puede superar su primera fase, el juicio de adecuación, esto es, que la medida restrictiva del derecho fundamental esté efectivamente dirigida a un fin que constitucionalmente justifica la restricción del derecho y es apta para la consecución del fin perseguido, fin que en este caso sería el principio de seguridad jurídica, en su aspecto de estabilidad del estado civil.

Sin embargo, cuando se trata de un menor con suficiente madurez, que realiza una petición seria por encontrarse en una situación estable de transexualidad, y cuando la discrepancia entre el sexo psicológico y el registral le provoca unos sentimientos de vulnerabilidad, humillación y ansiedad incompatibles con las exigencias del derecho a la integridad moral del art. 15 CE (LA LEY 2500/1978) y a la salud, entendida en su sentido más integral de bienestar físico y moral, del art. 43 CE (LA LEY 2500/1978), y le expone al conocimiento público de su condición de transexual cada vez que ha de identificarse en el ámbito escolar, de relaciones con las administraciones públicas, etc, con la vulneración que ello supone de su derecho a la intimidad del art. 18.1 CE (LA LEY 2500/1978), el Tribunal duda de que la restricción que supone la exigencia de la mayoría de edad para poder solicitar el cambio en la mención registral del sexo pueda superar el juicio de necesidad o indispensabilidad, esto es, que la medida restrictiva del derecho fundamental sea estrictamente indispensable para preservar los derechos constitucionales que la justifican, porque no pueda encontrarse otra medida que implique una alternativa menos gravosa. Y también duda de que pueda superar el juicio de proporcionalidad estricta, esto es, que exista un equilibrio entre las ventajas y perjuicios que inevitablemente se generan cuando se limita un derecho a fin de tutelar otro derecho constitucionalmente protegido, realizando una valoración confrontada de intereses particulares y generales contrapuestos, lo que exige tomar en consideración todas las circunstancias relevantes del caso concreto

En definitiva, el Tribunal tiene serias dudas de que la exigencia de estabilidad en el estado civil, que enlaza con el principio de seguridad jurídica, constituya un límite proporcionado que justifique una restricción tan importante de los derechos fundamentales del menor transexual.

El Auto cuenta con el voto particular de un magistrado que considera innecesario plantear la cuestión de inconstitucionalidad porque entiende que la justificación de la limitación de los derechos fundamentales (integridad física y moral, intimidad y salud) que deriva de la exigencia de la mayoría de edad radica, precisamente, en que la mayoría de edad está ligada a la constatación del cambio de identidad sexual, presupuesto del cambio de la mención registral del sexo para cualquier persona.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar

Últimos tweets

NÚMEROS DISPONIBLES

Scroll